martes, 27 de mayo de 2014

Agnès Martin

Agnès Martin 
(22 de marzo de1912 
6 de diciembre de 2004)

Agnès Martin  fue clasificada como pintora minimalista norteamericana aunque ella se definía a sí misma como la última pintora expresionista abstracta. Nació en Macklin (Saskatchewan), Canadá en 1912, su familia eran inmigrantes escoceses; pero creció en Vancouver, ya que se mudó a Estados Unidos en 1931, adquiriendo su ciudadanía en 1950. Nunca se casó, ni tuvo hijos.
Estudió arte y esporádicamente dio clases en New Mexico, New York y Oregon durante varios años.
En 1957 decidió, gracias a una interesante propuesta laboral por parte de Betty Parsons, dueña de varias galerías de arte, mudarse a New York, pero desilusionada con la forma de vida de la ciudad, retornó a New México en 1967 y se estableció en una humilde morada al pie de la montaña La Sangre de Cristo en Taos, donde llevó una vida tranquila.

Su forma de vida

A pesar de estar en la mira de varios artistas y productores de arte, siempre se mantuvo distanciada de la vida pública, y en ocasiones hasta de la sociedad. Por ello, en 1997 la revista Saturday Night la llamó “La artista realizada más desconocida de Canadá”. A su muerte, a los 92 años de edad, confesó no haber leído un periódico desde hacia 50 años, ya que consideraba que esto le nublaba la mente.

Sus trabajos

El arte abstracto de Agnes se exhibe, hoy en día, en las principales galerías de arte de New York, así como en El Museo de Arte Americano de Whitney, en la afamada galería de arte Tate Gallery en el centro de Londres, y en los centros de exposición de arte contemporáneo más importantes del mundo .-
Agnes creó su propio estilo de trabajo, y mayormente usó el acrílico. En la década del 50 su trabajo evolucionó desde el expresionismo abstracto a un estilo más personal y característico.
La mayor parte de sus telas están divididas en celdillas cuadriculadas y, aunque las formas sean minimalistas, refleja aspectos personales y espirituales. Y aunque sus cuadros cuadriculados reflejan ideas taoístas. Martin prefería ser considerada una expresionista abstracta, debido a la dimensión espiritual de su trabajo. Es por eso que Agnes siempre se mantuvo lejos del intelectualismo, destacando solo la personalidad y el espiritualismo de la obra.-
En varias entrevistas, al final de su vida, Agnes explica que el objetivo principal de la simplicidad de su arte se debe a que solo quiere evocar reacciones emocionales en sus obras.- Desde que se instaló en New México solo usó el negro, blanco y el marrón. Y en ocasiones introdujo tonos pastel y grises lavados que usaba para efectuar distintos esfumados y efectos de luz.
En 1960 y 1962, tuvo sus primeras pinturas las elaboraba con materiales como grafito, acuarela y aguadas de tinta y acrílico, sus lienzos delicados eran similares por sus composiciones planas de Frank Stella. En muchas de sus obras representaba líneas irregulares que recorren la trama del soporte de algodón; los clavos de latón de Sin título 1962.

Al Final de sus días

En 1997 Agnes recibió el premio León Dorado en la academia de arte de Venecia.-
En los últimos 50 años, el arte de Agnes creció en popularidad y al final de su vida fue reconocida como una de las artistas más distinguidas de Norteamérica, ganando en 1998 la Medalla Nacional de Arte de la Agrupación de Artistas de los Estados Unidos.
Agnes murió a los 92 años de edad, en “Plaza de Retiro”, un lugar para artistas retirados en Taos, donde vivía desde 1991.



Agnes martin, pintora abstracta


Agnes Martin, una pintora estadounidense cuyos luminosos campos de colores pálidos atravesados por líneas dibujadas a lápiz, conservaron el espíritu romántico del expresionismo abstracto y prefiguraron la austeridad del minimalismo, murió el 15 de diciembre en una residencia de jubilados de Taos, Nuevo México. Tenía 92 años.
En Nueva York durante los años cincuenta y sesenta, Martin formaba parte de una pequeña comunidad de artistas brillantes -con Jasper Johns, Ellsworth Kelly y Robert Rauschenberg entre otros- que vivían en almacenes del siglo XIX abandonados y en ruinas de empresas navieras en el bajo Manhattan y crearon un nuevo arte estadounidense de posguerra.
Agnes Berenice Martin nació en Macklin, Saskatchewan, Canadá, el 22 de marzo de 1912, descendiente de pioneros presbiterianos escoceses. Desde muy pronto sintió un gran interés por el arte, pero optó por la seguridad económica de la enseñanza, y en los años cuarenta se trasladó a Nueva York para estudiar enseñanza de las artes en la escuela de Magisterio de la Universidad de Columbia. Estando allí tomó contacto con el expresionismo abstracto, el estilo moderno con el que ella sintonizaba mejor. Se la puede considerar como la última de la generación de expresionistas abstractos.
Tras escuchar conferencias del especialista en budismo zen D. T. Suzuki en Columbia, empezó a interesarse por el pensamiento oriental, no como disciplina religiosa, sino como código ético, como método práctico para ir por la vida. En 1954, en Taos, hizo su primera obra semiabstracta. La representante de obras de arte Betty Parsons la vio e invitó a Martin a unirse a su equipo de Nueva York, que incluía a Ad Reinhardt y a artistas más jóvenes. La única condición era que Martin tenía que volver a Nueva York. Volvió en 1957 uniéndose a Ellsworth Kelly, Robert Indiana, Lenore Tawney y otros artistas en Coenties Slip, cerca de Wall Street. Durante la década que pasó allí, desarrolló un estilo completamente abstracto basado en tramas espesas y trazos lineales repetitivos. Después se fue de Nueva York. La renovación urbana estaba a punto de modificar el vecindario. El competitivo mundillo artístico la hacía sentir incómoda. Martin, que tenía un historial de crisis psicológicas, dijo elípticamente: "Llegué a un punto en que reconocí que tenía que resolver mi confusión".
Pero Martin era una persona esencialmente solitaria. En 1967, cuando su carrera en Nueva York estaba empezando a despegar, abandonó de pronto la ciudad, deambuló por el país durante meses en una caravana y dejó de pintar durante siete años. Al final se estableció en Nuevo México, y construyó una casa de adobe con sus propias manos en una remota altiplanicie donde en invierno estaba bloqueada por la nieve durante semanas. Cuando volvió a pintar en 1974 su fama aumentó y adquirió un aura de leyenda, y su obra pasó a formar parte de muchas colecciones. Se convirtió en una inspiración para artistas más jóvenes como Eva Hesse o Ellen Gallagher, que se sentían atraídas por su arte poco expresivo pero intensamente personal.
Cuando volvió de nuevo a pintar en 1974, trabajó constantemente hasta el final de su vida, en un formato que no cambiaba casi nunca: lienzos cuadrados de 1,80 metros de lado en los que pintaba líneas horizontales a lápiz y pintaba bandas de color con pinceladas sutilmente vigorosas. Cambió de paleta de una serie a otra, usando tonos pálidos un año, y negro, blanco o gris el siguiente. Una de las pocas concesiones que hizo a la edad fue reducir el tamaño de sus lienzos para poder seguir moviéndolos ella sola.
Expuso primero en Pace Wildenstein, en 1975, y pasó a ser un puntal de la galería. Su exposición más reciente fue en primavera y, en una desviación de su norma, las pinturas volvían a las formas geométricas de su obra de Coenties Slip. Tuvo dos retrospectivas, una en el Instituto de Arte Contemporáneo de la Universidad de Pensilvania en 1973, y la otra en el Museo Whitney de Arte Americano en 1992. Sus obras están en las colecciones de la mayoría de los museos importantes de Estados Unidos.
Aunque era tímida en público, Martin dio conferencias periódicamente, ofreciendo sus pensamientos sobre el arte y la vida en una serie de afirmaciones epigramáticas que combinaban la poesía victoriana, la filosofía budista, el trascendentalismo, el pensamiento positivo de estilo estadounidense y la literatura inspiradora de su juventud. Las conferencias se reunieron en un libro en 1992, Writings, que la establecieron como pensadora moral además de artista.
Algunos críticos consideran sus palabras un complemento esencial de sus cuadros. Al igual que su pintura, su escritura era lúcida y severa, medida pero impetuosa, e insistía en que el arte no era un instrumento para el cambio social. El valor del arte, desde su punto de vista, residía en la capacidad para contrarrestar pensamientos y emociones negativos, promover la calma psíquica sobre el caos y establecer la estabilidad en un mundo de cambios impredecibles y potencialmente demoledores.
"El valor del arte está en el espectador", dijo en una entrevista a The New York Times. "Cuando descubres lo que te gusta, realmente estás descubriéndote a ti mismo". El presidente Clinton le otorgó la Medalla Nacional de las Artes en 1998 y recibió recientemente un premio a la obra de toda su vida del Comité de Arte de Mujeres.


fuente



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada