domingo, 10 de abril de 2011

Eduardo Cote Lamus / Poeta y animal político


Eduardo Cote Lamus 

(1928 – 1964)
POETA Y ANIMAL POLÍTICO
Por Mario Jursich Durán

Poeta, intelectual y político nortesantandereano. Nació en Cúcuta el  agosto 16 de 1928. Estudió el bachillerato en el Colegio San José de Pamplona, y luego cursó Derecho en la Universidad Externado de Colombia, en Bogotá. En 1950 viajó, becado por el gobierno español a Madrid. Se diplomó en Filología Hispánica en la Universidad de Salamanca. En 1953 ganó el premio de poesía "A la joven literatura", con su libro Salvación del recuerdo. Un poco antes, en 1950, la Imprenta Departamental del Norte de Santander había editado el primero de sus cinco libros de poesía, Preparación para la muerte.
Durante su estancia en España, Cote trabó amistad con Vicente Aleixandre, con poetas españoles de la generación del 50, como José Angel Valente (en un poema tardío, "Intimations to Inmortality from Recollections", Valente hace una semblanza de aquellos, según el poema, turbios y dorados años), con algunos políticos españoles y con tres poetas nicaragüenses, José Coronel Urtecho, Ernesto Mejía Sánchez y Carlos Martínez Rivas, que habrían de ser fundamentales, sobre todo los dos últimos, en la evolución poética de Cote (a través de ellos conocería la lírica norteamericana e inglesa). En 1953 viajó a Escocia para ocupar durante unos meses el cargo de cónsul. “En Glasgow, la ciudad más fea del mundo, / los días pasan como nudos de soga, como palos de ciego, / como navajas romas, como borrachos tontos / corno gatos negros en la noche. / Pero hay algo entre el hollín y la tristeza / ahorrativa de los escoceses, / entre el mineral de hierro y la fermentación del whisky / que se convierte en danza, / vibra en las rodillas y los pasos, / en gritos que vienen del más lejano abuelo, / el que miró la nieve, el frío, la Highland / y se puso a bailar para llamar el sol”, dice en un poema inédito.
Al año siguiente, partió a Fráncfurt (Alemania), donde vivió tres años como cónsul auxiliar de la Embajada de Colombia. Estudió filosofía, leyó a Gottfried Benn, y estableció una sólida amistad con el filósofo Rafael Gutiérrez Girardot. Según parece, unas versiones de poemas chinos nunca publicadas datan de entonces. En 1955 la Editorial Insula de Madrid publicó Los sueños. Con este volumen Cote dio un giro radical a su poesía. Abandonó las efusiones sentimentales de Salvación del recuerdo (debidas, en buena parte, a la lectura de Aleixandre) y se inclinó por un verso contenido, seco, de raíz conceptual. Como anota Hernando Valencia Goelkel, el poeta busca empobrecerse de cuanto no resulta primordial, de todas las riquezas que comienzan a volverse espurias e inimportantes. En 1957 regresó a Colombia. A1 año siguiente se casó con Alicia Baraibar y dio comienzo a una fulgurante carrera como estadista: secretario de Educación, representante a la Cámara, senador y gobernador de Norte de Santander.
No había cumplido un año en este último cargo, cuando murió en un accidente automovilístico, la madrugada del 3 de agosto de 1964. De manera simultánea con su carrera política, había fundado, con Jorge Gaitán Durán y Hernando Valencia Goelkel, la revista Mito y había publicado dos importantes libros de poesía: La vida cotidiana (1959) y Estoraques (1963). Recibiendo la influencia del poeta anglonorteamericano T. S. Eliot por vía nicaragüense, Cote ensayó una poesía en la que se destacaban los anchos versos libres, llenos de cadencias discursivas, y la glorificación de la anécdota. Poemas coloquiales, cotidianos, que recogían las voces de la calle y la música de la conversación definida por Eliot. En la misma vena, pero con un tono más conceptual, Estoraques combina la meditación filosófica, la arqueología, la teoría hidráulica del mundo, el influjo de Eliot y Octavio Paz con temas locales y autobiográficos (El estoraque es una planta, pero se llama así a unas construcciones de tierra parda, entre ocre y marrón-túmulos, torres truncadas, muñones de colinas- que la erosión ha formado en La Playa, un municipio de Norte de Santander). Esta compleja combinación permite calificar a Estoraques como uno de los mejores poemas largos de Colombia. En 1959 publicó, en una separata de la revista Mito, su Diario del Alto San Juan y del Atrato. Originado en un viaje al Chocó el año anterior, cuando Cote era representante a la Cámara, el texto es, además de una denuncia de los males socioeconómicos del Pacífico, un canto a la naturaleza, a la exuberancia hídrica de los ríos colombianos. Aunque el Diario es su principal texto en prosa, Cote redactó algunos cuentos (publicados en la Obra literaria) y algunos ensayos de poesía y música (también recogidos allí). Valga anotar, además, que sus discursos políticos pueden considerarse brillantes páginas de oratoria. En 1987 Mario Jursich y Oscar Torres editaron cuatro cartas de Jorge Gaitán Durán a Cote Lamus (Revista Neutro N- 2, febrero-abril de 1987).
            En 1988 su hijo Pedro Cote Baraibar clasificó y transcribió alrededor de 100 poemas inéditos como parte de su tesis de grado en Filosofía y Letras en la Universidad de los Andes. En 1990, la Fundación Simón y Lola Guberek publicó por primera vez en libro el Diario del Alto San Juan y del Atrato.





“Era un joven de veintitrés años, delgado, con un rostro extraño, en el cual dominaban los ojos decididamente oblicuos, achispados, y la breve y breve perilla que se movía puntualmente al compás de su hablar atropellado, con dejos de tartamudez. Pasaba las penurias económicas de los estudiantes e incurría en una bohemia que hizo su historia en el Madrid de entonces: aun hoy hay quienes recuerdan su asombro cuando supo que una copa de brandy valía apenas dos pesetas y decidió comprar todas las existencias del bar, lo hizo cerrar y con los desconocidos parroquianos que allí había se lo bebió, gastándose así los viáticos que su padre le había dado para los primeros meses en el exterior.”
María Mercedes Carranza



“Debido, quizás, a sus éxitos como político, Cote Lamus gozó de un enorme prestigio como poeta y fue celebrado por no pocos amigos y seguidores. Pero lo cierto, es que la poesía y la literatura, como sucede a menudo en Colombia, fue para Cote Lamus una actividad secundaria, que daba lustre a sus conquistas y ambiciones políticas.”
Harold Alvarado Tenorio


Eduardo Cote Lamus
Río San Juan, 1958

Libros de Eduardo Cote Lamus
  • Preparación para la muerte (1950)
  • Salvación del recuerdo (1953)
  • Los sueños (1956)
  • Diario del Alto San Juan y del Atrato (1959)
  • La vida cotidiana (1959)
  • Estoraques (1963)
  • Obra literaria. Instituto Colombiano de Cultura. (1976)

Eduardo Cote Lamus y Vicente Aleixandre

Bibliografía

ARÉVALO, GUILLERMO ALBERTO. "La poesía de Eduardo Cote Lamus". En: EDUARDO COTE LAMUS. Obra literaria. Bogotá, Instituto Colombiano de Cultura, 1976.
ARMAS, ALFONSO. "Eduardo Cote Lamus". Revista Bolívar, N- 40 (Bogotá, octubre de 1957).
CAMACHO GUIZADO, EDUARDO. "En torno a la poesía de Eduardo Cote Lamus". Revista del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, año LVIII, N- 467 (Bogotá, julio-agosto de 1964).
CARRANZA, MARIA MERCEDES. "Eduardo Cote entre la vigilia y el sueño". Razón y fábula, N- 18 (marzo-abril, 1970), pp. 37-49.
CARRANZA, MARIA MERCEDES. "Cote Lamus, un poeta de los años cincuenta". Golpe de Dados, Vol. XII, No LXXI (Bogotá, septiembre-octubre, 1984), pp. 86-89.
PARRA DELGADO, LUIS ROBERTO. "Apuntes para una semblanza de Eduardo Cote Lamus". Gaceta Histórica, N- 1 y 2 (Cúcuta, 1975).


Acerca de la obra de Eduardo Cote Lamus
  • Arbeláez, Fernando. Panorama de la nueva poesía colombiana. Bogotá, Ministerio de Educación Nacional, 1964.
  • Camacho G., Eduardo. "Poesía colombiana 1963". En: Eco. Bogotá. Vol. 8 No. 1 (Nov., 1963)
  • Claro, Campo E. "Estoraques". En: Boletín Cultural y Bibliográfico. Bogotá. Vol. 7 No. 9 (1964)
  • Cobo Borda, Juan G. "Mito, una revista inconforme" (Prólogo). En: Mito. Bogotá. Instituto Colombiano de Cultura, 1975.
  • Echeverry, Oscar. "Tres poetas colombianos de hoy". En: Revista Bolívar. Bogotá. No. 48 (Oct., 1957)
  • García Maffla, Jaime. "El acto y la palabra que lo nombra (En torno a la poesía de Eduardo Cote Lamus)". En: Universitas Humanística (Separata). Bogotá. Nos. 8 y 9 (1974-1975)
  • Gutiérrez Girardot, Rafael. "Sobre una antología". En: El Pueblo, Estravagario (Suplemento). Cali. (Mar. 23, 1975)
  • Holguín, Andrés. "Poemas de la muerte (Prólogo)". Bogotá, Tercer Mundo, 1965.
  • —————. "El grupo de Mito" (Capítulo X, tomo II, Antología crítica de la poesía colombiana). Bogotá, Banco de Colombia, 1974.
  • Mejía Duque, Jaime. Literatura y realidad. Medellín, La Oveja Negra, 1969.
  • Rodríguez G., Agustín. "La vida cotidiana". En: Boletín Cultural y Bibliográfico. Bogotá. Vol. 3 No. 1 (Ene., 1960)
  • Valencia Goelkel, Hernando. "Prólogo" a Estoraques. Bogotá, Ministerio de Educación Nacional, 1963.
  • —————. "Exaltación de la anécdota". En: Crónicas de libros. Instituto Colombiano de Cultura.
  • Zubiría, Ramón de. "Los sueños". En: Revista de la Universidad de los Andes. Bogotá. No. 1 (Mar., 1958)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada