jueves, 12 de mayo de 2011

Humphrey Bogart






 Humphrey Bogart
(1899-1957)
Humphrey DeForest Bogart nació en la ciudad de Nueva York el 23 de enero de 1899. (Algunas biografías lo mencionan como nacido en la Navidad del año 99, pero se sospecha que esta información fue echada a rodar por la compañía Warner Brothers, para darle un toque de beatitud al actor que interpretaba roles de villano). Su madre, Maud Humphrey, era una famosa dibujante y artista que además luchaba por conseguir el derecho de voto para la mujer en los Estados Unidos. Su padre Belmont DeForest Bogart, un aristocrático médico cirujano apasionado por la pesca y la navegación.
De bebé, su mamá lo utilizó como modelo para la campaña gráfica de un producto llamado Mellin. Fue su primera aparición en los medios. Sin embargo no fue un niño mimado. "Me educaron con muy poco sentimentalismo y con mucha rigidez. En nuestra familia un beso era todo un acontecimiento", dijo Bogart años más tarde en un reportaje.
Siendo una típica familia burguesa, aspiraban a que su hijo ingresara a la Universidad de Yale, para seguir la carrera de medicina. Fue enviado al Trinity School y a la Academia Phillips en Andover con la intención de estar bien preparado para ingresar a la célebre universidad. Pero el joven Humphrey no estaba preparado para esa vida. Iba de aplazo en aplazo, repitiendo de año en dos ocasiones. Hasta que un día no aguantó más e insultó a un profesor que lo reprobaba constantemente. Ese mismo día lo expulsaron.


HERIDA DE GUERRA
Humphrey se dio cuenta que no podía permanecer en Nueva York con la presión de sus padres defraudados por su actitud. A las pocas semanas, en la primavera de 1918, decidió enrolarse en la marina de los Estados Unidos. Fue allí donde adquirió su famosa cicatriz en el labio que lo llevó a desarrollar una forma de hablar muy particular. Las circunstancias en las que la obtuvo se encuentran en una nebulosa. Una versión indica que durante la primera guerra mundial, su buque, el "Leviathan", fue atacado por un submarino alemán. En uno de los estallidos le saltó un pedazo de madera que le cortó el labio. Al coserle la herida, el médico le habría tocado un nervio, dejándoselo en parte paralizado. Otra versión indica que Bogart fue herido en una misión en la que debía llevar a un prisionero a la Prisión Naval de Portsmouth en New Hampshire. Mientras cambiaba de tren en Boston, el prisionero esposado le pidió a Bogart un cigarrillo. Cuando buscó un fósforo en sus bolsillos, el prisionero levantó sus manos, le dio una terrible trompada en el labio con las esposas y salió corriendo. Bogart tomó su pistola 45 y con una muy buena puntería disparó dos tiros, hiriendo al prisionero en ambas piernas para luego llevarlo a Portsmouth. Una vez cumplida la misión fue a ver a un médico militar, pero ya era tarde: La cicatriz se había formado.
La tercera versión indica que la herida en realidad fue producto de un golpe que le dio su padre cuando Humphrey tenía 10 años.

Con Lauren Bacall
The Big Sleep

EL MANAGER BOGART
Pronto se dio cuenta de que la marina tampoco era para él y al terminar su compromiso militar, fue a buscar trabajo a la casa de un amigo de la familia, el productor teatral William A. Brady, quien lo contrató como cadete. Enseguida fue ascendiendo pasando a ser manager y asistente de producción en la compañía cinematográfica World Film Corp, del mismo Brady. La hija del productor, Alice Brady, se dio cuenta que Bogart tenía un gran potencial como actor y le dio un pequeño papel de camarero en "Drifting", la película que ella protagonizaba. Ese mismo año le dieron un papel más importante en "Swifty". La crítica fue despiadada con él. Alexander Woolcott dijo que la actuación de Bogart "es lo que usualmente y piadosamente llamamos inadecuada". En la World Film Corp, aseguraban que con ese labio partido no llegaría a ningún lado. De cualquier manera, pese a las críticas, Bogart fue consiguiendo trabajo durante los años 20 en comedias y dramas de segunda.
Pensando más en su carrera que en el amor, fraguó un romance y se casó en 1926 con una renombrada actriz de la época, Helen Menken. Como era de esperar la unión duró menos de un año.
Dos años más tarde contrajo matrimonio por segunda vez con la actriz Mary Philips, una vieja amiga del teatro. Pero el matrimonio funcionaba por correo, ya que desalentado por su poco progreso en Broadway, decidió abandonar el teatro y afincarse en Hollywood, esperando lograr cambiar su suerte.
Como las películas sonoras estaban en pañales, los productores de Hollywood buscaban ansiosamente actores de teatro con voces características. Esto favoreció a Bogart quien consiguió firmar un contrato con Fox Film Corp. Primero filmó "The Devil With Woman" y luego de otras dos películas olvidables más, la Fox le rescindió el contrato. Entonces pasó por Columbia, Warner Brothers y la Universal Pictures, realizando películas más olvidables aún. Mientras tanto se seguía carteando con Mary, su esposa, que seguía en Nueva York cosechando grandes éxitos teatrales.


DESALIÑADO Y SIN AFEITAR
Luego de filmar "Midnight" en 1934, Bogart volvió a Nueva York con la esperanza de dar un salto en su carrera. El tiempo avanzaba implacable y ya habían pasado las épocas de interpretar papeles juveniles.
Un día escuchó que el dramaturgo Robert E. Sherwood, estaba buscando un actor para interpretar a un asesino vicioso llamado Duke Mantee en la película "El bosque petrificado", cuyo protagonista era el actor inglés Leslie Howard. Se le acercó a Sherwood esperando convencerlo con su apariencia física. Sherwood lo llevó con el director, quien le dijo que volviera en tres días para hacer una prueba de lectura. Se presentó con una barba desaliñada y vestido con las ropas más andrajosas que encontró. La extraña combinación de apariencia de vagabundo y una lectura de actor de teatro le dieron su primer rol protagónico. Cuando la Warner Brothers adquirió los derechos de la película, Leslie Howard fue confirmado como protagonista, pero la compañía quería a Edward G. Robinson para el papel de Mantee. Howard amenazó con retirarse si Bogart no ocupaba ese rol. Finalmente la Warner se rindió y firmó un contrato con Bogart, no solo para el filme sino también como actor del estudio, pagándole un salario de 550 dólares por semana..
La película y Bogart se convirtieron inmediatamente en un éxito de público y crítica. Pero el jefe de la compañía, Jack Warner no tenía el menor interés en convertir a Bogart en estrella. En su lugar lo colocó en películas clase "B", como "El retorno del doctor X" en donde interpretaba a un zombie (para referirse a ese film, Bogie decía "Esa película apestosa"), o una de vaqueros como "The Oklahoma Kid" (El valiente de Arizona), junto a James Cagney. La Warner lo prestó en 1937 a la Metro Goldwyn Mayer, para realizar "Punto muerto". Allí pudo realizar una muy buena actuación interpretando al gangster, Baby Face Martin. Como "premio" por su actuación, la Warner le dio un papel en "Swing your lady" (1938), considerada unánimemente como la peor película en la carrera de Bogart.
La pareja conformada por Humphrey y Mary intentó convivir en Hollywood, pero el matrimonio fracasó, porque Mary no tenía el menor interés en dejar su carrera teatral en Broadway.


A TROMPADAS CON SU MUJER
Al poco tiempo de separarse conoció una apasionada actriz llamada Mayo Methot, mientras filmaban "Marked woman" (1937). Mayo era conocida en el ambiente Hollywoodense por su alcoholismo, su temperamento explosivo y por su tremendo cross de derecha que más de un boxeador le hubiera envidiado. Se casaron en agosto de 1938.
En poco tiempo se hablaba de ellos a sus espaldas y se los llamaba burlonamente "los peleadores Bogart", debido a sus habituales peleas a trompada limpia en nightclubs, hoteles y restaurantes. No solo hacían de esos lugares rings de boxeo, sino que también se arrojaban vajillas, plantas u otros objetos que anduvieran cerca. En una ocasión Mayo alcanzó a clavarle un cuchillo en la espalda a Bogie. En general las peleas eran producto de los celos de Mayo, cuando observaba que Humphrey miraba a alguna mujer. En cierta ocasión, un periodista le estaba haciendo un reportaje por teléfono, cuando se oyó un fuerte ruido. Bogart le explicó: "No es nada; es Mayo que acaba de tirarme con una lámpara, pero me erró. No se que le anda pasando con la puntería últimamente". Fue por esa época que Bogart, comenzó a beber bebidas especialmente fuertes.
En el estudio, Bogart seguía pegado a su molde de gangster, tomando los papeles que rechazaban Edward G. Robinson o James Cagney. Bogie discutía frecuentemente con Jack Warner, para que le diera mejores papeles. Warner lo castigó dándole papeles secundarios, detrás de George Raft en dos filmes de 1940, "They drive by night" y "Invisible stripes". Ironicamente va a ser Raft quien le de su primer paso al estrellato, al año siguiente. Raft rechazó el papel de Roy "Perro
loco" Earle, —un ex convicto a punto de realizar su último trabajo antes de retirarse del mundo del hampa.— en el clásico de Raoul Wlash "EL tesoro de la sierra madre". La razón que dio Raft para decir que no fue que él no quería morir al final de la película. Paul Muni rechazó el papel por la misma razón.
A regañadientes, Warner le ofreció el papel a Bogart y la magia apareció con su actuación y el magnífico guión adaptado de John Huston. Bogie demostró que no sólo podía interpretar roles unidimensionales, caracterizando a un gangster de buen corazón.

Con Lauren Bacall y Marilyn Monroe

DE GANGSTER A DETECTIVE
Envalentonada por el éxito, la compañía volvió a juntar a Bogart y Huston para realizar la tercera y mejor versión de "El Halcón Maltés" —basado en la novela de Dashiell Hammet—, que fue además el debut como director de Huston. Por supuesto primero le ofreció el rol protagónico a George Raft quien se volvió a equivocar con su negativa. El motivo esta vez fue que no quería trabajar con un director primerizo. Bogart, de entonces 42 años, interpretó al detective Sam Spade creando la primera película del genero policial negro, un tipo de personaje que todos, desde Alan Ladd hasta George Raft, intentaron insatisfactoriamente copiar durante la década del 40. También fue la primera vez que a Bogart se le dio una fuerte relación romántica en escena junto a la actriz Mary Astor. Finalmente había conquistado a Jack Warner, quien lo puso en primera línea junto a Bette Davis, Cagney, Robinson y Errol Flynn. Por supuesto también había conquistado al gran público. Los hombres se sentían atraídos por su personalidad y querían ser como él, las mujeres querían tenerlo a él.
En 1942 renovó su contrato con la Warner aumentando su salario a 2750 dólares, pero debía cambiar el género. Las películas de gangsters no interesaban. En plena segunda guerra mundial, el público se volcaba masivamente a ver filmes de corte bélico.
Bogart junto a Huston y los mismos actores realizaron "Across the Pacific" una película de aventuras sobre la guerra que originariamente trataba sobre un comando yanqui cuya misión era evitar que los japoneses destruyeran la base de Pearl Harbour. Increíblemente durante la segunda semana del rodaje en Honolulu, los Japoneses realmente atacaron Pearl Harbour por lo que se suspendió la filmación y debió ser cambiada la historia y el lugar geográfico por el Canal de Panamá. El cambio no funcionó. El guión era confuso y los mismos actores y el director que habían triunfado con "El halcón Maltés", fracasaron con esta película. Curiosamente, el personaje que interpretaba Bogart se llamaba Rick
Por entonces comenzó a circular una obra llamada "Todos van a lo de Rick", escrito por un maestro de escuela, Murray Burnet en colaboración con Joan Allison. La Warner compró el guión por 20.000 dólares y su presidente, Jack Warner anunció que la película sería protagonizada por Ronald Reagan. Luego cambió de opinión y sugirió a George Raft, pero un productor ejecutivo de la compañía, Hal Wallis lo convenció de que el papel de Rick debía ser para Bogart. La protagonista femenina iba a ser la bailarina rusa Tamara Toumanova. Por ella, el guionista, Casey Robinson, le cambió el nombre original de Lois por el de Ilsa, Pero el productor Wallis finalmente eligió a una joven actriz sueca llamada Ingrid Bergman. La película no es otra que Casablanca y con ella vendría la consagración definitiva y el nacimiento del galán romántico. 



Cuando Estados Unidos entró en la 2da guerra mundial, las películas de gángsters pasaron al olvido y se puso de moda el cine bélico. Humphrey Bogart —uno de los exponentes de aquel cine—, también debió cambiar de género. En 1942 ocurrió la gran transformación. Luego de ofrecerle primero el papel a Ronald Reagan y más tarde a George Raft, la compañía Warner Brothers finalmente se inclinó por darle el rol protagónico de "Casablanca" a Bogart.
Basada en una obra de teatro inédita, llamada: "Todos van a lo de Rick", "Casablanca" se ganó el rótulo de la más grande película de amor jamás filmada. Allí se cuenta la historia de Rick Blane —Bogart—, el dueño de un Night Club en Casablanca, que debe lidiar entre el amor y el honor cuando su ex amante, Ilsa Lund —Ingrid Bergman— aparece con su esposo Victor Laszlo, un combatiente de la resistencia contra los Nazis.
Bogart, en su primer trabajo romántico fue nominado al Oscar de la academia, pero inexplicablemente lo perdió con Paul Lukas en otra producción de la Warner, "Watch on the Rhine".
El guión original fue reescrito varias veces y cuando la película se comenzó a filmar solamente se había hecho la mitad. Bogart, Bergman y los demás actores recibían el texto diariamente y nunca supieron cual iba a ser el final hasta que se rodó la última escena de la película. La decisión de la producción fue la de escribir dos finales: uno en el cual Bogart se quedaba solo, mientras que Bergman se iba con su esposo y el otro en el cual Bergman y Bogart se quedaban juntos. Una vez escritos, filmarían ambos y luego harían un muestreo ante una audiencia para ver cual funcionaba mejor. Sin embargo cuando filmaron la primera versión, les gustó tanto que decidieron no rodar la segunda.
Mientras tanto la vida personal de Bogie se desbarrancaba. Estaba casado en terceras nupcias con la actriz Mayo Method. Sus frecuentes peleas a trompada limpia en restaurantes y sitios públicos eran habituales. La gente los llamaba jocosamente "Los peleadores Bogart". Pero no era gracioso para Bogie, quien había comenzado a beber para intentar enfrentar los problemas domésticos que incluían el alcoholismo de su mujer.
Bogie conoce a Lauren Bacall
Durante la filmación de "Casablanca", Mayo fue una frecuente y no bienvenida visitante del set de filmación. Ella estaba muy celosa de Ingrid Bergman y creía que las escenas de amor con Bogart eran demasiado reales.
Los celos de Mayo eran injustificados ya que entre Bergman y Bogart no pasaba nada, pero realmente tuvo que empezar a preocuparse cuando Bogart protagonizó "Tener y no tener" en 1944. Su coestrella en esta adaptación de la novela de Ernest Hemingway, era una joven modelo de 20 años llamada Lauren Bacall quien recientemente había firmado un contrato con la Warner. Cuando Bogie vio a Lauren por primera vez en la prueba de cámara dijo: "Vamos a divertirnos mucho juntos". Evidentemente la pasaron muy bien. Pronto se enamoraron. Se iban en autos separados para aparentar delante de los fotógrafos y se encontraban en una de las propiedades de Bogart. También se escribían fogosas cartas de amor que se entregaban a través del asistente de Bogie. Él la llamaba Baby, ella lo llamaba Bogie. Sin embargo, cuando terminó la filmación, al no tener una justificación para seguir juntos, Bogart se alejó de Bacall.
El éxito de la película fue tremendo. Claro que a la maravillosa química que generaba la pareja protagónica había que agregarle el libro original de Hemingway y el guión adaptado de William Faulkner (Esto convierte a "Tener y no tener" en una curiosidad, ya que es la única película en la que participaron dos premios Nobel de literatura).
El estudio decidió volver a juntar a la pareja en "El sueño eterno". Allí Bogie interpretó por primera vez a Phillipe Marlow, el detective de la novela policial negra de Raymond Chandler. Bogie y Bacall retomaron el romance. Mayo no estaba ciega y sabía lo que ocurría. Comenzó a beber más y más. Bogart —en medio de una situación triangular insoportable—, también. El director de la película Howard Hawks y su mujer intentaron resolver la situación, tratando de juntar a Lauren con Cary Grant. Pero no hubo caso. Grant no le movió un pelo a "Baby", que solo tenía ojos para Bogie.


UN MILLÓN DE DÓLARES POR AÑO
Mayo hizo lo imposible por retener a Bogart, hasta que finalmente se divorciaron el 10 de mayo de 1945. El actor le dejó varios miles de dólares y un negocio de bienes raíces que había comprado como inversión. Once días más tarde, Bogey y Bacall se casaron en el rancho del escritor Louis Bromfield en Ohio. Bromfield luego dijo: "Fue un gran enredo. Bogart lloró durante toda la ceremonia". La luna de miel transcurrió a bordo del yate Santana, que Bogart le compró a Ray Milland en 55.000 dólares.
El regalo de bodas de la Warner fue un nuevo contrato en donde le garantizaban un salario de 1 millón de dólares anuales por los próximos 15 años, un arreglo sin precedentes para la época.
El estudio no perdió el tiempo y los convocó para volver a actuar juntos en los dos años siguientes en "Dark Passage" y "Cayo largo". En la primera Bogart interpreta a un convicto escapado de la prisión que se refugia en la casa de Bacall, luego de hacerse una cirugía estética. En la segunda, la pareja fue dirigida por John Huston. A Edward G. Robinson le dieron un papel secundario. Sin embargo Bogart —que era la estrella indiscutida—, mostró un notable sentido de la dignidad humana. Contó Robinson en su biografía: "Bogie me dio todo en el set. Papel secundario o no, me trataron como la estrella principal, porque Bogart así lo pidió".
Ese mismo año protagonizó otra vez bajo las órdenes de Huston, "El tesoro de la Sierra Madre". Interpretó a un buscador de oro llamado Fred C. Dobbs, que estaba totalmente consumido por la avaricia. Esta fue la primera película de posguerra de la Warner y fue filmada totalmente en México. Costó aproximadamente 3 millones de dólares. Cuando Jack Warner vio la edición final, se enojó con Bogart porque este moría al final de la película y le dijo que por su culpa había perdido 3 millones de dólares. No se equivocó. Aunque tanto Bogart como la película recibieron críticas elogiosas, al público no le interesó.
Bogie contra las listas negras
La guerra fría entre La Unión Soviética y los Estados Unidos había comenzado. En el senado había surgido un siniestro personaje llamado Joe McCarthy que estaba a cargo de la Comisión Investigadora de Actividades Norteamericanas. En su país condujo una caza de brujas, "acusando" a distintas figuras de Hollywood de comunistas. El maccartismo era aceptado por el 50 por ciento de los norteamericanos y figuras como Charles Chaplin, debieron marchar al exilio.
En 1949 Bogart y Bacall formaron parte junto a notables personalidades de Hollywood como John Huston, Kirk Douglas, Gene Kelly, Gregory Peck y otros, del "Comité de la Primera Enmienda", dedicado a luchar "por el derecho de todo ciudadano a no declarar contra si mismo". Tomaron un avión y viajaron a Washington D.C: para protestar por los métodos de la comisión maccartista.
Años más tarde le confesaría al periodista Richard Gehman: "La industria del cine sentía que el gobierno se enervaba y necesitaba por lo tanto, ofrecerle chivos expiatorios para calmarlo. La Warner Bross fue de las más deseosas de cooperar y elaboró rápidamente una lista negra. Si Edward G. Robinson, James Cagney y otros no hubieran ido a parar a esa lista, yo no hubiera llegado donde llegué". Y agregó "Yo por mi parte, le debo mucho a Warner. De no haber sido por mi importancia para sus películas, me habrían puesto en la lista negra. Y yo debía mantener una familia". Un hombre que la jugaba de duro pero que actuaba con dignidad. Cuando tuvo que protestar contra la Comisión aún a riesgo de perder su lugar, lo hizo sin dudar. Cualquier parecido con Rick el personaje de Casablanca es pura coincidencia.
El 6 de enero de 1949 nació su primer hijo, Steve Humphrey. Bogart confesó que los primeros meses no aceptaba la idea de ser padre, pero luego asumió su rol, pasando gran parte de su tiempo libre junto a Steve en su yate Santana.
Estando a bordo, se le ocurrió realizar un audaz movimiento. Fue el primer actor en fundar su propia productora, la Santana Pictures Corp. Entre 1949 y 1951, Bogart protagonizó cuatro producciones de Santana para Columbia Pictures: El drama urbano "Knock on any door", las olvidables películas de aventura "Tokyo Joe" y "Sorocco" y el clásico de culto "In a lonely place".
Jack Warner estaba furioso cuando Bogie fundó su productora y tenía miedo de que cundiera el "mal ejemplo" y los actores tomaran el poder. Bogart terminó su contrato con Warner Bross realizando dos películas menores a principio de los cincuenta: "Chain lighting" y "The enforcer".

Bogart en La reina de Africa
POR FIN EL OSCAR
Liberado del contrato de la Warner filmó nuevamente bajo las órdenes de su amigo John Huston, producido por United Artists la película "The african queen". La pareja protagónica estaba conformada por Bogart como un capitán de barco alcohólico y Katherine Hepbrun como una misionera. El guión original era un drama, pero Hepbrun y Bogart se entendieron tan bien y se divirtieron tanto, que la película se torno en una comedia. Se filmó en Uganda, Africa y prácticamente todo el elenco cayó enfermo, inclusive Lauren Bacall que había acompañado a su marido. El único que se salvó fue Bogart. Según él, gracias al gin que tomaba en exceso.
La película fue un éxito fenomenal y la actuación de Bogart fue aplaudida por la crítica. Por fin le dieron el Oscar de la academia al mejor actor en 1952. Le ganó nada más y nada menos que a Marlon Brando que competía por "Un tranvia llamado deseo" y a Frederic March por "Muerte de un viajante".. Luego confesó que sentía que le había ganado al "Actor's Studio", del que se burlaba constantemente, llamándolo irónicamente "Escuela de actuación de rascarse el trasero y mascullar"
El 23 de agosto de 1953 nació su hija Leslie Howard (le puso el nombre en homenaje a su amigo el actor inglés Leslie Howard —muerto en la guerra en 1943—, quien había luchado para que Bogie realizara su primer papel importante en "El bosque petrificado").
Su tercera nominación para el Oscar vino con la caracterización del Capitan Queeg en "El motín del Caine". Cuando le preguntaron como logró interpretar la paranoia del personaje, Bogart respondió. "Simple. Todo el mundo sabe que yo estoy completamente loco". Esta vez el Oscar, se lo llevó mascullando Marlon Brando.

LOS ÚLTIMOS AÑOS
En 1954 vendrían "La burla del diablo", una parodia de Huston escrita junto a Truman Capote sobre "El halcón Maltés", protagonizada por Bogart y Gina Lollobrigida , "La condesa descalza", junto a Ava Gardner, interpretando a un director de cine alcohólico y "Sabrina", con Audrey Hepbrun, representando a un empresario que se enamora de la hija del chofer.
Durante 1955 realizó tres películas: "Horas desesperadas", "La mano izquierda de Dios" y "No somos ángeles". En la Navidad de ese mismo año comenzó a sentir los síntomas de lo que luego sería un cáncer de esófago. Comenzó a perder peso y a sentirse cada vez más débil. En 1956 realizó su última película: "La caída de un ídolo". Luego del estreno en febrero, se sometió a una cirugía. Pareció que se recuperaba pero tuvo que ser operado nuevamente en noviembre en el Hospital del Buen Samaritano. Se negó a dejar de beber y de fumar. De ahí en más Bacall lo llevaba en silla de ruedas. A las 2:10 de la madrugada del 14 de enero de 1957, en su casa de Hollywood, Bogie dio su último suspiro. "Aspiró profundamente, como si le faltara el aire", dijo Lauren Bacall.
En su funeral su amigo John Huston dijo: "Es irremplazable. Nunca va a haber alguien como él". Pero el que murió fue Humphrey DeForest Bogart, el hombre. Los íconos nunca mueren y Bogie seguirá eternamente con el cigarrillo en la boca diciendo una frase que nunca dijo: "Tócala de nuevo, Sam". 


Rubén Brenner



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada