sábado, 15 de octubre de 2011

John Baskerville / El tipógrafo ateo que imprimió la Biblia

Retrato de John Baskerville, 1974
James Millar
John Baskerville
(1706 – 1775)
EL TIPÓGRAFO ATEO
QUE IMPRIMIÓ LA BIBLIA

Impresor, grabador, tipógrafo, innovador de materiales de artes gráficas, miembro de la Royal Society of Arts, nació el 28 de enero de 1706 Wolverley, Worcestershire, Inglaterra. Dirigió a su pupilo John Handy en el diseño de numerosas fuentes tipográficas.
Sobre el año 1723 se había convertido en un maestro de la escritura y hábil grabador de lápidas. En 1740 inició en Birmingham un negocio de barnices que en unos años lo haría un hombre muy rico.
Admirador del trabajo de William Caslon, Baskerville diseñó y talló una familia nueva (que, en distintas versiones, es aún hoy uno de los más populares tipos para libros ingleses), construyó una prensa nueva, se preparaba sus propias tintas, especificaba cómo habían de fabricarle el papel y, tras la impresión, apretaba los pliegos entre planchas de cobre calientes para realzar el efecto.
Pero mientras Caslon era un comerciante cuya ocupación consistía en hacer tipos y venderlos, Baskerville era un hombre de negocios que llegó a la tipografía por placer y que la consideraba un arte. Estas discrepancias en el modo de entender la tipografía aparecerán una vez tras otra a partir de ahora hasta converger, a principios de siglo, en la persona de un profesional nuevo del negocio impresor, el tipógrafo, que además de ganarse la vida con su oficio pretende, al tiempo, ser artista.
Alrededor de 1750 comenzó a experimentar con la fabricación de papel, elaboración de tintas, fundición de tipos e impresión y en 1754 Baskerville creó su primer tipo (los punzones fueron grabados por John Handy que trabajo con él durante 28 años). Se le atribuye la invención del papel vitela y la fórmula de la tinta que usaba era uno de sus secretos.  Tres años más tarde, en 1757 publicó su primer trabajo "Bucolica de Virgilio",  que  anonadó a todos bibliotecarios de Europa. En 1758 se convirtió en impresor de la Universidad de Cambridge, donde el 4 de julio de 1763 publicó su obra maestra, una Biblia, con sus propios tipos, tinta y papel. Es el primer impresor inglés desde Caxton a cuyos libros se alude más por su nombre que por el de los autores. Su estilo, clásico y severo, no se apoya en ornamentos o ilustraciones de ninguna clase, como la mayor parte de los libros de su época. Como muestra final de su toma de partido por el racionalismo contra la superstición y siguiendo su ateísmo, dejó dispuesto en su testamento que se le enterrara de pie en la tierra sin consagrar de su jardín de Easy Hill, en las afueras de Birmingham.
Falleció el 8 de enero de 1775. Cuando un canal llegó al patio de la antigua casa de Baskerville, sus restos mortales (en asombroso estado de conservación) fueron llevados a una casa de depósitos, donde permanecieron durante años antes de que fueran secretamente depositados en la cripta de Christ Church, Birmingham. Después fueron movidos de nuevo, junto con otros, a tierra consagrada en el cementerio Warstone Lane Cemetery. Todavía se habla de los tres entierros de John Baskerville.
El trabajo de Barskerville fue criticado por competidores envidiosos y pronto cayó en desgracia. Los impresores de la época recomendaban no leer los sus libros. Esparcieron el rumor de que leer libros tan blancos y con ese tipo de letra podía causar ceguera a los lectores. La tipografía Baskerville fue prácticamente olvidada durante más de un siglo, hasta que en 1924 Bruce Rogers la rescató y retocó para Monotype.
Se cree que Sir Arthur Conan Doyle, quien vivió en Birmingham, pudo haber tomado prestado su nombre para uno de sus relatos de Sherlock Holmes, El sabueso de los Baskerville.

Tipografía Baskerville

Tipografía Baskerville

La tipografía Baskerville  fue diseñada en 1757 y está clasificada como un tipo de transición entre el estilo antiguo de la Caslon y los estilos más modernos de Bodoni y Didot.
Fue el resultado de mejorar una tipografía diseñada por William Caslon. Aumentó el contraste entre los palos finos y anchos, haciendo los serif más afilados, los palos curvos más redondeados y los caracteres más regulares. Estos cambios le dieron una gran consistencia en tamaño y forma.
El resultado fue una mayor legibilidad, siendo los más característicos el palo inferior de la Q mayúscula y los serif de las cursivas.

Fuentes:
Wikipedia
Manual de Tipografía, de Ruari McLean





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada